5 Consejos para reducir el impacto negativo del divorcio en los hijos

CONSEJOS 104 Visitas

Un divorcio es un acontecimiento muy difícil para todas las partes involucradas, sobre todo para los hijos, quienes muchas veces no entienden lo que está pasando y pueden terminar lidiando con la situación de manera negativa.

Los sentimientos que un niño puede tener durante el divorcio de sus padres son sentimientos de vacío y de culpa. Muchos creen que ellos son responsables del conflicto entre sus padres.

Otros niños pueden manifestar problemas graves de conducta o incluso problemas físicos como sobrepeso y un sistema inmunológico débil.

¿Qué es lo que debe hacer entonces un padre para minimizar los efectos negativos de un divorcio en su hijo? Según los expertos, no es necesario que el niño sepa todos los detalles de la separación; sin embargo, sí es importante que conozca los cambios que se aproximan.

Los niños pueden mostrar una serie de signos que nos hacen saber que están atravesando por un difícil conflicto. Muchos pueden tener cambios abruptos de conducta, mojar la cama, tener pesadillas y problemas para dormir.

Estos signos son muestra de preocupación e inseguridad. También pueden rebelarse contra las autoridades familiares y escolares o desarrollar enfermedades y ansiedades.

Esto es lo que deben hacer los padres para evitar un impacto negativo en la vida de sus hijos al momento de un divorcio:

Los niños necesitan seguridad.

Ellos merecen y necesitan saber que ambos padres los aman y que eso no va a cambiar por nada. También necesitan saber que cada padre va a pasar tiempo con ellos.

No debes hacer que tomen bandos.

Por nada del mundo un padre o una madre deben hacer que el hijo tome un bando. Esto incluye no criticar al otro padre o tratar de obtener información por medio del niño.

En cambio, por el bien del niño, hay que hablar positivamente del otro y no incluir al niño en conversaciones sobre la ruptura, especialmente implicaciones financieras o los trámites del divorcio.

Los niños no deben presenciar discusiones.

Abstente de discutir frente a tu hijo. Investigaciones han llegado a la conclusión de que, para los niños, las discusiones les afectan más que la misma separación.

La relación debe ser lo más cordial posible ante sus ojos, además, aunque tú y tu ex ya no sean pareja, aún siguen siendo sus padres, y las necesidades del niño deben ser la prioridad.

Los niños deben seguir con su rutina normal.

Esta es una época de cambios radicales en la vida del niño, y lo que más necesitan es estabilidad. Así que es importante que los pequeños realicen las mismas actividades en los mismos horarios.

Los niños deben sentir que pueden hacer preguntas.

Los padres deben ser honestos con sus hijos respecto al divorcio, teniendo en cuenta la edad del niño y su capacidad de comprensión.

Es importante que les dejes saber que pueden hablar de sus sentimientos y que es válido sentirse triste, enojado o confundido. Escucha más y habla menos, y responde preguntas que le hagan abrirse contigo.

Un divorcio es muy difícil, pero si lo sabes manejar de buena manera, tu hijo podrá tener una vida emocional estable.

Recuerda que nunca está de más ayuda externa y puedes contar con un terapista o trabajador social.

Loading...
Compartir

Comentarios