A punto de morir de cáncer, pudo cumplir su último deseo

VIRAL 212 Visitas

Tricia Somers era una madre de 45 años que padecía un cáncer terminal de hígado. El día que conoció a una enfermera con su mismo nombre sabía que su vida estaba a punto de cambiar para siempre.

“Cuando llegó a mi vida, experimenté un gran sentimiento de bienestar”, dice Somers. “Era muy extraño. Nunca antes tuve esa sensación y pensaba que ella llegó a mi vida para protegerme”, continúa.

Se refiere a su enfermera, Tricia Seaman, como a su “ángel”. Después de trabajar en un hospital durante 14 años, la mayoría de los pacientes dicen: “Esa enfermera, Tricia, tiene algo muy especial”.

Cuando los médicos le dijeron a Tricia que le quedaba poco tiempo de vida, de inmediato pensó en su hijo. ¿Qué pasaría con Wesley?

Después de todo, solo tenía ocho años y no contaba con ningún otro miembro de la familia que pudiera cuidarlo, ya que Tricia era madre soltera.

Pero Somers estaba decidida a encontrar una solución a este problema: preguntar a su enfermera favorita, Tricia Seaman, si podía hacerse cargo de su hijo: “¿Si me muero, cuidarás a mi hijo?”.

Al principio, Tricia no sabía qué decir. ¡Después de todo, ella no conocía a esta mujer! Y ya tenía cuatro hijos; ¿cómo podría criar al hijo de una desconocida? “No supe qué decir en ese momento”, recuerda Seaman.

“Le dije que me halagaba que hubiera pensado en mí. Le respondí: ‘¿por qué no te tomas un poco más de tiempo?’… Estaba tratando de ser muy diplomática. Todo lo que me dijo fue: ‘sí, lo haré’”.

Cuando Seaman habló con su esposo, Daniel, acerca de la posibilidad de adoptar a Wesley, él simplemente le contestó: “Tenemos que hacer algo para ayudar a esa señora”, relató Seaman.

El último deseo de Tricia se hizo realidad

La joven madre de Wesley estaba cada vez más débil y no podía caminar ni llevarlo a la escuela; es entonces cuando la enfermera decidió hospedarlos en su casa.

“No puedo seguir siendo tu enfermera. Ahora soy parte de tu familia”, le dijo

Los médicos le pronosticaron que viviría un mes más, pero gracias a los cuidados que recibió, Somers mejoró y fue capaz de caminar sin la ayuda de un bastón.

Toda la familia, Somers y su hijo incluidos, pudieron ir de vacaciones ese verano.

Pero, por desgracia, Tricia sucumbió ante la realidad de su enfermedad y falleció en diciembre. Lo más importante es que logró vivir esos meses con plenitud, y tanto ella como su hijo se encariñaron con su nueva familia.

“Él es un chico estupendo. Queremos que tenga una buena educación y que tenga éxito; él sabe que no está solo, tiene una familia. No tiene que salir adelante en soledad”, concluye Tricia Seaman.

Mira esta increíble historia en este vídeo (en inglés):

No podemos imaginar qué habría pasado con Wesley si esta familia no lo hubiera recibido en su hogar.

Es horrible pensar que esta madre habría tenido que morir sola en el hospital. A pesar de lo triste de la situación, Wesley tiene ahora unos padres adoptivos muy cariñosos, y un hermano y tres hermanas que lo ayudan y lo acompañan en la etapa más difícil de su vida.

Loading...
Compartir

Comentarios