César Millán, “El encantador de perros”, explica por qué no se debe humanizar a las mascotas

ANIMALES 136 Visitas

Hace muchos años conocí a una señora que tenía una decena de gatos en su casa. Todos merodeaban por las habitaciones, enseñoreados y altaneros.

La señora los vestía, los balanceaban a la hora de la siesta, escuchaba la radio con ellos, dormía con todos encima de su cama, incluso cenaba a la misma hora que los felinos. Les celebraba sus cumpleaños, con pastel, piñata y música. Y, por si fuera poco, cada gato tenía un balancín propio.

Cuando alguien visitaba la casa debía respetar cada uno de los balancines.

Aunque me parecía un exceso, nunca juzgué su comportamiento. Sin embargo, hace poco leí algo que me hizo reflexionar sobre esa tendencia que tenemos a humanizar casi todo, incluso a otros animales. ¿Por qué es malo tratar a las mascotas como si fueran seres humanos?

Uno de los especialistas en canes más famosos, por sus programas televisivos y su amplia presencia en redes, César Millán, explicó que la humanización de los animales es una forma de maltrato, aun cuando no sea consciente ni voluntaria.

¿Por qué? La razón es muy simple: porque le cedemos actitudes, hábitos y expresiones a los animales que no son propios de ellos y así generamos un problema de identidad tendríamos que preguntarnos si hablar de identidad en perros y gatos no es también un reflejo de la humanización.

Según César, los perros y los gatos se sienten frustrados, inseguros y crean una fuerte dependencia de los humanos. Todo ello atenta contra la propia identidad del animal.

El especialista, además, añadió que hoy es mucho más común encontrar problemas psicológicos en los perros, que hace 50 años atrás.

La cuestión se ha polemizado tanto que ha trascendido hasta el ámbito de lo legal. El abogado Gary Francione ha mostrado que imponer criterios estéticos a las mascotas puede ser ofensivo, pues no reconoce las necesidades propias de cada animal.

En otras palabras, nada de llevar a tu mascota para que la peinen, la aderecen con aceites, aromas o cualquier otro producto; mucho menos ponerles vestidos, camisas, lazos y corbatas: las mascotas no son el Sr. y la Sra. Smith.

Según algunos estudios, esta tendencia a humanizar las mascotas es relativamente nueva y se debe a varios factores:

1. Cada vez hay menos familias con hijos y se sustituye la presencia de los infantes por la de las mascotas.

2. Cada vez hay más personas volcadas a su realización profesional y no fundan una familia: no se casan ni se juntan. Por ello, la mascota es el acompañante: esposa / esposo.

3. Los hábitos de nuestras sociedades tienden cada vez más a la individualidad y el aislamiento. Para mitigar la soledad, volcamos el afecto hacia los animales, pero en exceso.

Si notas que tu mascota está muy agresiva, se orina en casa, destruye todo cuanto encuentra a su paso o se comparta de forma anómala, debes considerar un posible ataque de pánico o trastornos en su identidad.

Loading...
Compartir

Comentarios