Cómo esquivar las artimañas de supermercados y ahorrar en las compras.

CONSEJOS 136 Visitas

Supermercados: santuarios de consumo, templos de satisfacción de caprichos impulsivos. Nos ayudan perfectamente a gastar el dinero ganado por el trabajo agotador.

Anualmente, las grandes redes asignan cientos y miles de estudios de marketing para estudiar la cuestión de cómo hacer que gastemos aún más.

Recuerda, ¿sucedió que te topaste con la tienda solo por pan, pero saliste de allí con dos paquetes de dios sabe que? Y todo porque bajaste la guardia y caíste en los trucos de los vendedores. Y ellos, créeme, están muy felices con esto.

CÓMO AHORRAR DINERO EN UN SUPERMERCADO

  • Echa vistazo a tu refrigerador, antes de salir. Este hábito te permite navegar rápidamente por la tienda y no comprar los productos que no necesitas.

 

  • Haz una lista de compras. ¡Este es el punto clave para ahorrar el presupuesto! Basado en la revisión del refrigerador, haz una lista de los productos necesarios (en el teléfono o en papel). Mientras compras, sigue estrictamente el cronograma; pronto notarás cuánto dinero te queda   en la billetera.

  • Comer antes de comprar. Un hombre hambriento en el supermercado está asustado: sus ojos están buscando febrilmente en los estantes, y sus manos involuntariamente buscan comida, agregando todos los productos nuevos a la canasta abarrotada. Al perder el control del proceso, corres el riesgo de gastar dinero extra en bienes innecesarios.

 

  • Usa las cestas. Un carro grande te servirá, si vas a comprar para una salida de picnic o hacer un suministro semanal de alimentos.

  • Descuentos y promociones. Como ya mencionamos, algunas de las propuestas realmente merecen atención. Aprende a leer lo que está escrito en la etiqueta de precio en letras pequeñas.

 

  • Mira los estantes inferiores. A menudo hay bienes baratos de buena calidad. Se trata de productores nacionales o marcas comerciales no anunciadas.

  • Lee las etiquetas. Quizás, después de ver la composición, llegues a la conclusión de que este producto no te es necesario.

Recuerda: ¡un comprador inteligente es un comprador rápido! Mientras más tiempo pases en el supermercado, caminando entre las filas, es más probable que eches productos innecesarios en la canasta.

Loading...
Compartir

Comentarios