Esta perrita empezó a ladrar como loca. Cuando su dueña la siguió, supo que algo muy grave iba a pasar

ANIMALES 167 Visitas

Kailey estaba a punto de morir. Este cruce de pastor tenía tres años y necesitaba desesperadamente una familia que la adoptara, de otra forma la iban a sacrificar.

El pobre animal había estado durante más de un año en un refugio animal de Georgia, EE. UU., y parecía que la suerte no estaba de su lado.

Nadie quería adoptarla; la razón era simple y trágica a la vez: Kailey había recibido malos tratos en el pasado y luego la habían abandonado. Obviamente, estas experiencias la habían afectado.

“El problema más grave era que, debido a lo que sufrió en el pasado, trataba de morder a todo aquel desconocido que intentaba tocarla”, explica Jacqueline Berlin, una encargada del albergue.

Jacqueline estaba desesperada por encontrarle a Kailey un nuevo hogar, así que publicó un emotivo mensaje en su cuenta de Facebook con la esperanza de encontrar a alguien que fuera tan generoso de darle a la perrita una segunda oportunidad.

Afortunadamente tuvo éxito. Suzy Chandler leyó sus palabras y supo de inmediato que Kailey sería el complemento perfecto para su familia.

A Kailey le llevó un tiempo adaptarse a su nuevo hogar, y los primeros meses no fueron nada fáciles para Suzy. Pero a pesar de que su nueva mascota mostraba una conducta muy extraña, su ama sabía que era alguien muy especial.

El 30 de de diciembre de 2016 Kailey empezó a ladrar desesperadamente y no había forma de controlarla. Suzy se dio cuenta de que algo andaba mal: “De repente, empezó a vernos y a gruñir tratando de llamar nuestra atención, entonces me pregunté cuál podría ser el problema”.

Kailey estaba intentando mostrarle algo a Suzy y casi la arrastra hacia afuera. Cuando salieron al jardín, la perrita siguió ladrando, corrió algunos metros y empezó a dar vueltas alrededor de un punto específico.

De inmediato, Suzy se dio cuenta de que Kailey había hallado algo inusual.

El olor a gas era inconfundible, y Kailey había descubierto la fuente, ¡se trataba de una fuga de un oleoducto!

Suzy llamó a los servicios de emergencia y muy pronto llegaron los bomberos, quienes enseguida detectaron la fuga cerca de una casa donde vivía una familia con niños pequeños.

¡Kailey era toda una heroína! La perrita que se había librado de una sentencia de muerte solo unas semanas antes ahora era el tema de conversación en el barrio. Si no hubiera sido por su advertencia, la fuga de gas hubiera causado algunas muertes.

Puedes ver la historia completa en este vídeo (en ingles):

 

Suzy está increíblemente orgullosa de Kailey y quiere animar a los demás a adoptar a perros de los refugios antes de que les pongan la inyección letal.

Estos perros pueden tener secuelas psicológicas debido a los malos tratos y al abandono que padecieron, pero con un poco de cariño pueden seguir siendo las grandes mascotas de antes, incluso te pueden salvar la vida.

¡Kailey es un brillante ejemplo de esto!

Loading...
Compartir

Comentarios