Inconcebible: El perro juguetón de la foto morirá muy pronto

VIRAL 197 Visitas

Hace algunas semanas, Jennifer Walsh estuvo en el lago con su familia. Su schnauzer de dos años de edad también los acompañó. Para mantener al inquieto cachorro ocupado, estuvieron lanzándole palos al agua para que los atrapara.

Durante una hora y media, Hanz corrió al lago más de 20 veces para recuperar pelotas y palos. En esos momentos, nadie sospechó que el perro corría peligro. Fue un poco más tarde cuando la familia notó que algo malo le sucedía a Hanz. Cuando salió del agua, no se sacudió como siempre lo hacía. Poco después, empezó a orinar sin control y se quedó sin fuerzas.

En vista de que la salud del animal estaba deteriorándose rápidamente, la familia lo llevó al veterinario. De camino al médico, Hanz estaba tan mal que los Walsh hicieron hasta lo imposible para mantenerlo con vida. Al llegar a la clínica, un veterinario lo atendió de inmediato, pero por desgracia, no había nada más qué hacer. El pequeño schnauzer había muerto.

La familia Walsh descubrió qué le había pasado a su perro después de su muerte: Hanz había sufrido una intoxicación por agua, un padecimiento que acaba con la vida de unos 200.000 perros al año.

La intoxicación por agua es causada por la ingestión de mucho líquido, lo que reduce la cantidad de sodio del perro hasta niveles muy peligrosos. Esto es muy grave porque los riñones de los animales requieren de sodio para filtrar el agua. Cuando bebe demasiada agua, un perro puede presentar edemas, calambres y pérdida de consciencia.

En el caso de Hanz, este trastorno le provocó la muerte.

Los primeros síntomas de la intoxicación por agua pueden ser la pérdida de equilibrio, náuseas, vómitos o falta de apetito. Si sospechas que tu perro ha consumido demasiada agua, se recomienda darle algo de sal para que su cuerpo pueda filtrar el agua nuevamente.

Los perros pequeños que son muy activos corren un mayor riesgo, ya que les toma menos tiempo beber una cantidad excesiva de líquido. No obstante, esto no significa que los perros más grandes no puedan sufrir este tipo de intoxicación.

Los dueños de los perros deben asegurarse de que sus mascotas no pasen mucho tiempo dentro del agua. Este problema no solo se limita a jugar con objetos en ríos y lagos, ya que los perros que juegan con el agua del jardín de la casa y beben de los rociadores también pueden estar en peligro.

La familia Walsh ignoraba que los perros son capaces de acumular una gran cantidad de agua en su organismo y siempre lamentará lo que le sucedió a su querido Hanz. “Si hubiéramos sabido que tenía una intoxicación por agua, tal vez habríamos podido hacer algo para salvarlo”, dijo Jennifer.

Al compartir la historia de Hanz en Facebook, la familia espera salvar a otros perros de un destino similar. Su mensaje ha sido compartido más de 80.000 veces, y sin duda ayudará a prevenir este tipo de tragedias.

Loading...
Compartir

Comentarios