Niño de siete años muere: Sus padres prefirieron orar en lugar de llamar al 911

VIRAL 92 Visitas

Un pequeño enfermo, de 7 años de edad, murió una vez que sus progenitores, aparentemente, prefirieron rezar por él en vez de llevarlo a los médicos.

Seth Johnson, que estaba padeciendo de pancreatitis y sepsis aguda, fue dejado en solitario con su hermano de dieciséis años de edad, a lo largo del fin de semana de su muerte, al tiempo que sus progenitores salieron de la urbe para una boda.

Los progenitores del pequeño, Timothy y Sarah Johnson, de Plymouth, Minnesota, han sido acusados de negligencia y deben comparecer frente a los tribunales este mes.

“No podemos entender de qué manera un padre dejaría a un pequeño de 7 años enfermísimo al cuidado de un pequeño de dieciséis años a fin de que puedan irse por un fin de semana”, afirmó Mike Freeman, letrado del condado de Hennepin.

Freeman, afirma estar totalmente aterrado por las resoluciones de estos progenitores, puesto que tampoco saben la razón por la que se negaron a volver el último día de la semana por la mañana a cuidar de su hijo enfermo cuando se les avisó su grave condición.

Absolutamente nadie llamó a una ambulancia, el pequeño no recibió ayuda inmediata, y cuando al fin llegaron a casa no hubo diferencia alguna.

“Los Johnsons, lógicamente, se alardean inocentes. Mas vamos a utilizar todos nuestros recursos para probar que son culpables”.

Una convocatoria judicial de 5 páginas explica de qué forma la pareja alojó a Seth, un pequeño brillante de 3 años de edad.

Entonces, a los 4 años fue adoptado por la familia y se le formó en casa. Exactamente la misma convocatoria asevera que en las semanas que antecedieron a su muerte, la pareja afirmó que el comportamiento de Seth cambió.

“Dejó de dormir, en ocasiones temblaba, desarrolló ampollas en las piernas, lesiones en los talones, tomó hasta 2 horas para comer las comidas, y a veces se tiraba por las escaleras”.

Más, supuestamente, jamás procuraron ayuda médica por el hecho de que tenían “problemas con ir a los médicos” y, en su sitio, le diagnosticaron un trastorno de agobio postraumático y una lesión cerebral traumática.

La policía afirma que se le diagnosticó un síndrome de alcoholismo fetal y un trastorno reactivo de apego, más la clínica a la que hicieron referencia no tenía antecedentes de haber tratado jamás a Seth.

Sus heridas fueron tratadas aparentemente con pomada, antibiótico y “miel medicinal”. La convocatoria asevera que el Sr.

Johnson y su esposa Sarah se fueron a una boda en los días anteriores a su muerte, más que el último día de la semana, veintinueve de marzo, su hijo mayor los llamó diciendo que no hablaba ni comía y estaba letárgico y cojo.

Cuando la pareja retornó esa noche, los Johnsons oraron por su salud, y tras bañarlo, lo dejaron dormir.

Conforme informes, Johnson había intentado darle primeros auxilios a través de RCP, tras hallarlo inconsciente y cubierto de vómito, al tiempo que la Sra. Johnson marcó el novecientos once.

La cuestión es que, una pareja cristiana canadiense rezó a lo largo de 2 horas mientras que su hijo, diabético, yacía moribundo. Ahora el padre se halla preso por negarse a buscar tratamiento, debido a sus creencias de tipo religioso.

“Se negaron a hacer lo que la mayor parte de los progenitores habría hecho y llevarlo a un médico”.

Loading...
Compartir

Comentarios