Adorable perro tenía un solo trabajo en su matrimonio pero le ganó la emoción y desató el caos

VIRAL 223 Visitas

Tucker es, teóricamente, el perro de Jeff Brines, pero su personalidad lo había convertido en un favorito de toda la familia. Cuando su hermana comenzó a planear su matrimonio, le preguntó si podían hacer que Tucker les entregara los anillos.

Lo tenía todo planeado, incluyendo un lazo que aseguraría las valiosas joyas a su cuello.

A pesar de que Tucker tiene una cantidad desbordante de energía, el plan sonaba razonable y hermoso, así que Jeff aceptó llevarlo el gran día.

Pero las cosas no salieron como planeaban.

Momentos antes de que empezara la ceremonia, Brines perdió a Tucker de vista y comenzó a buscarlo junto con otros invitados. Cuando lo encontraron, el pánico se acrecentó.

No tenía los anillos.

“Cuando volvió sin los anillos después de desaparecer dos minutos quedé en shock, por decir lo menos. Todo lo que se me ocurre es que un rosal se enganchó en el lazo y soltó el nudo”.

La caótica búsqueda por los anillos comenzó.

Lo más triste es que al ver la conmoción, Tucker pareció entender que había hecho algo malo.

“Estaba muy triste. Es muy sensible a las emociones humanas. Si la gente está triste, hará lo que pueda por animarlos. Si están ansiosos, tratará de arreglar el problemas.

Entendía que algo malo estaba pasando y se sentía triste por no poder ayudar”.

Como la búsqueda comenzó a alargarse y los anillos seguían sin aparecer, los novios tomaron una original decisión: casarse sin ellos.

“El anillo no era un tema crucial para la novia y el novio. Su relación es así de hermosa. Se tienen el uno al otro y eso es lo que más les importa. Al final, lo que todos quieren es una boda memorable.

Aunque quizá un anillo es un pago muy alto, pero fue realmente memorable y fue una prueba para ellos como pareja”.

Un examen que claramente aprobaron con puntos extra.

Como la fiesta se animó, Tucker volvió a estar feliz y a jugar con todo el mundo en el campo abierto.

Aún así, Brines dice que probablemente no volverán a invitarlo a ningún matrimonio.

“Mi padre dijo que le ponía una D- (reprobado), pero todavía lo amamos”.

Afortunadamente los anillos estaban asegurados y la pareja no culpa a Tucker o a Brines por lo ocurrido.

Celebraron con sus seres queridos el mejor día de sus vidas y no hubieran cambiado un sólo detalle por nada del mundo.

Loading...
Compartir

Comentarios