Tenía poco tiempo de vida, entonces sus padres decidieron hacer una FIESTA para ella

VIRAL 150 Visitas

El amor eterno es un concepto amplio y se aplica no sólo a la pareja que se ama, sino también a hijos padres, hermanos a la familia.

Y el verdadero amor se sella en tiempos difíciles, en las etapas de prueba, tal vez incluso en las tragedias. Nuestra historia de hoy es precisamente acerca de eso.

La familia de Heidi y Ryan sufrió una experiencia terrible. Cuando su hija tenía sólo 2 años de edad, los médicos confirmaron un diagnóstico decepcionante: cáncer.

Para el momento de su 5to aniversario la niña ya durante 3 años había luchado tenazmente en contra de la enfermedad.

Quedaba claro que se estaba debilitando y las posibilidades para que viviera otro año más eran insignificantes. Y con el fin de darle, quizás la última chispa de felicidad, los padres organizaron para ella un gran cumpleaños.

Según los médicos, Leela no aguantaba más tratamiento y las posibilidades de vida eran pocas. Entonces los padres formaron un grupo en Facebook, donde contaron su historia y pidieron a todos aquéllos que el problema no les fuera indiferente, que ayudaran a su hija.

Y la ayuda les llegó de diferentes personas absolutamente ajenas: empresarios, voluntarios y gente de la calle. Este triste día llegó, el 31 de julio.

En esta celebración se decidió incluir todos los días de fiesta que ella nunca iba a poder disfrutar, incluyendo la boda y la fiesta de graduación. Lo más sorprendente es que los propios padres no gastaron ni un centavo, porque todos los gastos fueron cubiertos con las donaciones recaudadas.

Leela en su fiesta jugaba el papel de Cenicienta y el papel de séquito y otras princesas de Disney lo representaban sus amiguitas. Entonces el papá le propuso el “matrimonio” a la hija y ellos bailaron una danza improvisada de boda.

Ryan explica: “No hubiéramos podido luchar por su vida tanto tiempo y organizarle esta celebración sin la ayuda de todas estas personas. ¡Gracias a todos ellos! Todo esto lo hemos hecho por la sonrisa de la pequeña niña. Y ella se sonrió… “

Estas historias deben ser transmitidas de boca en boca como un símbolo de que entre nosotros todavía queda gente capaz de prender corazones ajenos y regalar el calor.

A pesar de todo el cinismo y la indiferencia existente entre las personas, todavía hay lugar para los milagros y para los actos de bondad.

 

Loading...
Compartir

Comentarios